Archivos de la categoría ‘Literatura’

La semana pasada, aprovechado un viaje que hice a Madrid para ver un concierto, mientras mataba el tiempo con una amiga en La casa del libro para ver si había algo que mereciera la pena leer en el viaje de vuelta de autobús a mi ciudad (ocho horas dan para mucho), me encontré accidentalmente con algo que desde luego no esperaba encontrarme. Allí, sobre un montón de libros, en la estantería de novela negra y terror, se encontraban varios ejemplares con una portada que se me hacía tremendamente conocida. Tanto que no tardé más de un segundo en reconocerlo y cogerlo como si de un hijo mío se tratase. No en vano llevaba varios años detrás de este libro, que por desgracia, en su año original de edición (1988) no llegaron muchas copias a España y claro está, estaba descatalogado desde hacía ya más de diez años. Y os preguntaréis, ¿de qué libro hablo? No es otro que una reciente reedición (y la verdad, realmente inesperada, al menos por mi parte) de Cabal, escrito por el increíble y polifacético Clive Barker.

Huelga decir que obviamente lo compré, pero como todo en esta vida tiene una pequeña contrapartida, el formato de bolsillo y el precio me chafaron un pelín la ilusión inicial, pero ¿son dos detalles insignificantes razón para que no me hiciera con un libro que llevaba muchos años buscando en español? Desde luego que no. De acuerdo, he de admitir que ya había leído la edición original en inglés hace algunos años, pero la historia es tan fascinante que todo lo que encuentro y tiene relación con la misma, suele acabar en mis manos, siempre que el precio sea razonable, claro está, que estamos en crisis y por desgracia, la cultura cada vez es más cara.

Antes comentaba que el formato era de bolsillo, pero quizás sea conveniente añadir que la editorial que reedita este libro es una editorial que ya pone sus productos a la venta bastante caros, La factoría de ideas, pero de nuevo insisto en que todo valió la pena, sobre todo cuando lo abrí y pude ojear brevemente la traducción, que es bastante aceptable y con unas expresiones traducidas de una forma muy cercana a como Barker lo hubiera hecho de ser español en vez de ser inglés, algo que no se ve con frecuencia, ya que las traducciones suelen ser bastante penosas, todo sea dicho. En este caso no puedo quejarme, porque quien se ha encargado de ese trabajo, se lo ha tomado realmente en serio y lo ha hecho de maravilla. ¡Ah, y se me olvidaba comentar la maravillosa ilustración presente en la portada! Una de las imágenes más representativas de la trama que se desarrolla en el libro, que a mi juicio pertenece a uno de los personajes principales, aunque lo tachen de secundario.

En cuanto a la trama del libro, copio textualmente la sinopsis que aparece en la contraportada, ya que me parece muy definitoria de la misma y refleja con bastante fidelidad lo que ocurre en esta historia y de una forma muy objetiva:

Aaron Boone lleva un tiempo sufriendo espantosas pesadillas en las que se ve cometiendo los crímenes más atroces. Su psicólogo, el Dr. Decker, termina de convencerlo de que esos asesinatos han ocurrido realmente. Ahora Boone sabe que en el mundo no hay lugar para él, y deja que el infierno lo llame, quiere que la Muerte lo lleve hasta allí. Pero hasta la mismísima Muerte parece retroceder ante él. Parece que el único refugio para Boone es Midian, aquel terrible y legendario lugar que estrecha entre sus monstruosos brazos a los medio muertos, las razas de noche…

Y por último, pero no por ello menos importante, decir asimismo que fue en esta novela en la que se basó la película Razas de noche (cuyo título original es Nightbreed), del año 1990, en la que el propio Barker tuvo un papel destacado como director y guionista principal. ¿Es mejor la película o el libro? La verdad es que no sabría contestar a esa pregunta. Cierto es que cambian algunos detalles, y que la descripción detallada de las razas de noche en el libro se queda francamente corta comparándolas con lo que vemos en la película (los encargados de vestuario, maquillaje y efectos especiales merecen un Óscar que no se les otorgó) pero también en la película cambian algunas cosas que en el libro, a mi juicio, eran mucho más propias, pero ya se sabe que en las adaptaciones de libro a película, no siempre sale todo a pedir de boca, porque en caso de que fuera así, los libros dejarían de venderse y todo lo escrito en papel serían guiones expresos para el cine, y por tanto perdería el encanto de la letra impresa y encuadernada.

Por desgracia, tras un apagón repentino de las luces del autobús y mi despiste a la hora de no dejar a mano mi marcapáginas con linterna incorporada, tuve que buscar otro entretenimiento para el viaje de vuelta, pero dos días después, en el espacio de media tarde, ya me había merendado el libro y la espera mereció la pena, como yo ya sabía.

Anuncios